miércoles, 7 de septiembre de 2011

1957 EL AÑO EN QUE LOS VENEZOLANOS PERDIMOS EL MIEDO




Era la época en que un llamado a la puerta, en medio de la noche, podía significar la muerte. Decenas de dirigentes políticos habían sido asesinados, centenares más intentaban sobrevivir en campos de concentración y aun miles sufrían las penas del exilio. Millones de venezolanos vivían bajo terror, mientras un solo hombre, Marcos Pérez Jiménez, decidía el destino de todo el país.

Pero en 1957, la sumatoria de una serie de liderazgos –políticos, religiosos, sindicales y estudiantiles– rescató la moral del país y creó las condiciones para que terminara una de las dictaduras más tenebrosas de Latinoamérica.

Existe un paralelismo entre esa fecha y los momentos que vive actualmente el país, sobre todo  porque 50 años después también existen en el futuro amenazas similares como las de entonces.

Hay un gran paralelismo porque en 1957 estábamos amenazados con la dictadura de Pérez Jiménez,  violando la constitución como en efecto la violó, trataba de prolongarse en el tiempo, solamente la unida, la acogencia de los partidos, de las grandes personalidades y de todos los sectores de la sociedad civil, de los sindicatos de los obreros, impidieron que la dictadura se prolongara.

El año  1957 ingreso a la historia como el gran año de la unidad, de gran claridad de las decisiones, de gran coraje  y gran lucidez.





Interpretación libre sobre textos de libro “1957, el año en que los venezolanos perdieron el miedo”, Simón Alberto Consalvi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada