martes, 13 de septiembre de 2011

LIDERAZGO PERSONAL









¿Quién sabe lo que es el liderazgo?




Yo no lo tengo claro…

Existen multitud de definiciones, tipologías y cada día surgen nuevos líderes. Pero ¿por qué son líderes? ¿Y de quienes son líderes? Puedes ser líder masas, por moda, política, ideología, religión…pero ¿lo más importante y primario no es ser líder de tu propia vida? Para mí sí y a partir de ahí lo podrás ser del resto…

El liderazgo personal es la clave de nuestra libertad, con él tomamos decisiones por nosotros mismos e incrementamos la capacidad de decisión de cada persona.

Ejercer el liderazgo personal nos ayuda a no dejarnos llevar por las presiones de la publicidad, de la sociedad, de nuestros impulsos… Aprender a dirigir nuestra vida es un proceso que no se acaba nunca. El liderazgo personal es un rol que todos desarrollamos de una manera u otra y que debe incluir, por ejemplo:


* Saber lo que queremos. “¿Qué quiero realmente para mí?” es la pregunta clave. Es conveniente aclarar la esencia de lo que queremos: podemos querer un coche, un piso, etc pero sabiendo qué función realizará en nuestra vida, el uso que haremos de él, las necesidades que cubre y sus características.


* Aclarar lo que nos motiva, nuestras expectativas, nuestras intenciones. Nuestros deseos pueden ser confusos, contradictorios, ambiguos o implícitos (no conscientes). Nuestras intenciones marcan el camino que seguiremos, son como direcciones que seguimos y a las cuales debemos dedicar tiempo y energía. Las direcciones que tomamos en nuestra vida pueden cambiar con el tiempo, por ello, es aconsejable reconocer a tiempo las necesidades de cambio.


* Aclarar por qué hacemos lo que hacemos. ¿Por qué hacemos una cosa y no otra? Establecer un por qué nos ayuda a dar un SIGNIFICADO a nuestros actos. Más que reflexionar sobre el sentido de la vida debemos dar un sentido a la vida nosotros mismos.


* La clave de conducir está en no desviarte de tu camino. Aprender a ejercer la voluntad de seguir una determinada dirección y auto motivarnos a seguirla es tan importante como escogerla.


* Una vez sabemos lo que queremos hay que escoger un orden de prioridades. Lo primero debe ser lo primero, si conocemos lo que es esencial conoceremos lo que es superfluo. “Lo superfluo no debe pasar por encima de lo esencial”, dijo Goethe.

Recordar que “No hay ningún viento favorable para aquel que no sabe a qué puerto se dirige” y desde mi punto de vista si esto no lo tienes claro, tarde o temprano, fracasarás en tu camino hacia el liderazgo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada