miércoles, 21 de septiembre de 2011

ORACIÓN POR LA PAZ





Dame, Señor, la paz tuya.
Jesús, sé para nosotros el Salvador. Esperamos la paz y tenemos la guerra
Jesús, fuente de la gracia, venimos confiados a suplicar la paz para la Iglesia
Jesús, Verbo del Padre, envía la paz en medio de tu pueblo.
Jesús, Hijo de María, Tú eres el hombre de nuestra paz, en quien esperamos.
Jesús, Rey de la Gloria, sea contigo la gloria en el cielo, sea con nosotros la paz en la tierra.
Jesús, Autor de la fe, haz que tengamos paz, ya que fijamos en Ti nuestra mirada.
Jesús, esperanza de los Santos, da la paz a todos los que esperan en Ti.
Jesús, Fuente de amor, con la fuerza de tu Espíritu, crea la paz.
Jesús Misericordioso, conserva pensamientos de paz, no de aflicción.
Jesús, Ayuda nuestra, haz descender como un río la paz sobre la tierra.
Jesús, Fidelísimo, recuerda la alianza de paz pactada con nuestros padres.
Jesús, Perfeccionador de la ley, predispone los corazones de tus fieles a tus mandamientos y crea la paz.
Jesús, Buen Pastor, mira las lágrimas de las madres que, como Raquel, lloran a sus hijos.
Jesús, Maestro sabio, déjanos tu paz y danos la paz.
Jesús, Consolador perfecto, con un signo de Tu bondad hacia nosotros, descorazona a los que han odiado la paz.
Jesús, Nuestro Reposo, haz que tu pueblo experimente el esplendor de la paz.
Jesús, Sol de justicia, da a nuestros días la riqueza de la paz.
Jesús, Redentor del mundo, que no sea derramada la sangre de aquellos a quienes Tú has redimido con Tu Sangre Preciosa.
Jesús, Luz verdadera, ilumina a los gobernantes de los pueblos para que encuentros el camino de la paz.
Jesús, el Príncipe de la paz, evita la violencia de toda agresión, de toda guerra.
Jesús, Guerrero valiente, cantaremos Tu fortaleza y exaltaremos Tu misericordia.
Jesús, Vencedor de la de la muerte, armoniza en el amor a aquellos que sacias con el único pan celestial.
Jesús, Rey de la paz, bendice a tu pueblo con la paz.
María, Reina de la paz, ruega por nosotros.




Oración compuesta por el obispo de Split, venerable Stefano Cupilli, en el año 1700, ante la invasión de los turcos con expresiones de las Sagradas Escrituras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada