miércoles, 21 de septiembre de 2011

UN CUENTO PARA LA PAZ





Había una vez una paz pequeña. Una paz débil, tan débil que un poquito de aire le hacía estornudar, y un vientecillo cálido la hacía sudar hasta derretirse. Estaba tan enferma que por cualquier excusa, con o sin razón, surgían guerras. Guerras frías, guerras calientes, guerras de todas las clases.

La paz enviaba a sus palomas por todas las partes del mundo, pero las palomas estaban tan débiles como la paz. Algunas se quedaban a medio camino, agotadas por el esfuerzo; otras se veían atacadas por los halcones de la guerra; las menos llegaba a su destino, pero tenían un aspecto tan deplorable que todos se burlaban de ellas. ¡Pobre paz y pobres palomas!

Los médicos le hicieron un chequeo a la paz.

-¡Muchas bombas atómicas! – recetó un doctor.
-¡Tanques, mísiles! –Aconsejo otro- ¡Torpedos, bombas, cohetes, granadas, armas químicas!

Y la armaron hasta los dientes. Todo ello, en lugar de fortalecer la paz, trajo más miedo, más odios, más enemistades y, en consecuencia, más guerras. Y es que las armas no le van a la paz ni a sus palomas, que no han llevado otra cosa que un brote de olivo en el pico.

La paz estaba cada día más enferma, y mucha gente pensó que se moriría. El cielo se cubrió de halcones, y las palomas no se atrevían a salir. Más tarde llegaron otros médicos que decían:

-¡Fuera bombas, tanques, mísiles, armas químicas...!
-Lo que la paz necesita son inyecciones de generosidad – opinó uno de los doctores.
-Vitaminas de comprensión, píldoras de justicia, pastillas de cultura, jarabes de amistad, gotitas de sonrisa – dijo otro.

Entonces la paz fue recuperándose y, con ella, las palomas. Ya no se cansaban de volar y, muy valientes, se enfrentaban a los halcones y llegaban a su destino, donde eran respetadas y nadie se burlaba de ellas. Las guerras se acabaron, y desde entonces no hubo guerras frías ni calientes ni de ninguna clase. En el cielo tan sólo se veía volar palomas. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario