sábado, 7 de febrero de 2015

EPITAFIO...


EPITAFIO ANTE-MORTEM

A un gran humorista que muere.



A ti, filósofo sincero,
que estás en el período tercer
de la tuberculosis pulmonar;
a ti, humorista de talento
que te vas a morir sin un lamento,
como vivir supiste sin llorar;
yo que he sabido comprenderte,
un epitafio a tu cercana muerte
- en vida aún - te quiero dedicar.

Doctor de sonrisas y vicios,
siempre a horcajadas sobre los perjuicios
te vi serenamente cabalgar;
risueña fue tu teología,
y sin duda el Benigno sonreía
con tu exégesis simple y singular:
en tu festivo satanismo,
creíste ser el diablo mismo,
demonio disfrazado de juglar.

De tu faunesca faz rapada,
tu ronca voz, tu irónica mirada,
soló un recuerdo tabernario hay ya:
con paradojas y utopías,
el “amargo” en champaña convertías,
renovando el prodigio de Caná.

Morirás pronto, lo presiento,
sin qué parezca un acontecimiento:
alguna croniquilla, alguna flor....
¿Quién sabe de la golondrina
a la que el cable eléctrico extermina
cuando su trino acaso era el mejor?

Antes que se apague tu vista,
publico, hermano grave y humorista,
este epitafio: sé tu mismo juez,
pues quiero que sepas en vida
que habrá cuando tú alma se despida
otro juglar que llorará tal vez.

Francisco Pimentel
( Job Pim )




FRANCISCO PIMENTEL “Job Pim”
(1890-1942)

Puesto único en las letras venezolanas ocupa la obra de Pimentel. Excelente poeta lírico, fue más bien la poesía humorística, con raigambre típicamente criolla, la que ocupó su versátil y fino ingenio. Con un dominio sorprendente de la expresión y del verso y una vena inagotable, por años puso a diario en los periódicos la nota regocijante y bien intencionada, sin ofensa de nadie. Pero lo que a primera vista pudiera juzgarse de simple literatura ligera, tiene en Pimentel un alto valor por lo noble y rico del lenguaje y las formas literarias de que revestía  aquellas ocurrencias del momento. Sus versos son la crónica de una época caraqueña. A ellos habrá que acudir el día de mañana para más de una referencia informativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada