lunes, 27 de abril de 2015

sábado, 25 de abril de 2015

AHORA ENTIENDO TODO



ES UNA LOCURA...






“Es una locura odiar a todas las rosas
sólo porque una te pinchó.
Renunciar a todos tus sueños
sólo porque uno de ellos
no se cumplió”


El Principito
Antoine de Saint-Exupéry


JUEGO ENTRE IDIOTAS




No puede existir un diálogo inteligente cuando quien propone el diálogo parte de ideas fijas que asume como verdaderas e irrefutables, quien dice hablar con la verdad descalifica a priori cualquier postura divergente, entonces el diálogo, la apertura ante una pluralidad de ideas, de conjeturas, de refutaciones, ensayo y error, se vuelve un juego entre idiotas, que presumen disfrutar un monopolio sobre la verdad.

Quien desestima la confrontación de ideas, el mero acto de no estar de acuerdo, son los reales enemigos de la razón, aquellos que suponen tener un acceso privilegiado a la verdad, no toleran que otros disientan, que se manifiesten en contra, sin un diálogo abierto, no hay posibilidad de tolerar diferencias, por consiguiente, no hay oportunidad de cultivar una cultura de libertad.

La libertad de elegir, por el contrario, implica la agonía de nunca saber si tenemos toda la razón sobre todos los aspectos de la sociedad. La función de una conversación civilizada es usar la dialéctica—conversar, en forma abierta, con el fin de ir puliendo ideas, de aprovechar la curva de aprendizaje de un proceso de ensayo y error, de progresar vía una evolución de intercambios intelectuales.

En una sociedad abierta, reconocemos que la vida está llena de incertidumbres, complejidades y paradojas. No es reducible a una formula preconcebida, a un plan alternativo, a un proyecto total. En esta circunstancia, la humildad ante el conocimiento es un ingrediente capital para fomentar la libertad y la civilidad entre los seres de una sociedad.

Quienes creemos en la libertad debemos defender el concepto plural de conversación, una multiplicidad de voces donde no existe una voz que predomine sobre otras. El propósito es mantener el diálogo vivo, es mantener la conversación abierta, que no lleguen los tiranos, los demagogos, los idiotas, o los que presumen hablar con la verdad, y cierren esta apertura de ideas. Para estos, y otros de su especie, un argumento se gana con la expropiación de ideas, con la guillotina, con la fuerza brutal de una supuesta autoridad.

Una sociedad abierta celebra las discusiones, racionales o despistadas, pero exige que se pueda llevar a cabo un argumento, un esfuerzo por cambiar las opiniones de otros, en un espacio de intercambio lógico de razones. Quien apela a la descalificación solo refleja su debilidad e intolerancia, igual quién se escuda detrás de una supuesta superioridad intelectual o moral para hablar de la verdad, en realidad esconde sus limitaciones.

Una cosa es criticar, otra descalificar; una cosa es el diálogo, otra cosa son los idiotas que presumen hablar desde la verdad.





YA SE QUE ES COMO TARDE, PERO IGUAL...



BUENOS DÍAS

jueves, 23 de abril de 2015

LEER...



MANEJANDO A TRAVÉS DEL INFIERNO




“Manejando a través del infierno”


la gente está exhausta, infeliz y frustrada, la gente es

amarga y vengativa, la gente está engañada y temerosa,
la gente es iracunda y mediocre
y yo manejo entre ellos en la autopista y ellos
proyectan lo que les han dejado de sí mismos
en su manera de manejar.
algunos más odiosos, algunos más disimulados
que otros.
a algunos no les gusta que los pasen, e intentan
evitar que otros los hagan.
algunos intentan bloquear los cambios de carril.
algunos odian los autos más nuevos, más caros.
otros en esos autos odian los autos más viejos.



la autopista es un circo de emociones
chiquitas y baratas, es
la humanidad en movimiento, la mayoría
viniendo de un lugar que
odia
y yendo a otro lugar que odia todavía
más.
las autopistas nos enseñan en qué
nos hemos convertido y
muchos de los choques y muertes son la colisión
entre seres incompletos, entre vidas penosas
y dementes.



cuando manejo por las autopistas veo el alma de
mi ciudad y es fea, fea, fea: los vivos han
estrangulado
su corazón.


Chales Bukowski









MICROCUENTO




“El drama del desencantado”


...el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.

Gabriel Garcia Márquez 






ERES LO QUE LEES..



FELIZ DÍA DEL LIBRO

TRATADO SOBRE EL JALABOLISMO




Capítulo único: el jalabolismo o jalamecatismo (1). Su influencia en la vida diaria. De cómo se aprende a jalar bolas. Tipos de jalabolismos.

El jalabolismo o jalamecatismo es una disciplina practicada por el ser humano a nivel mundial, que consiste en el acto de adular a alguien que tiene cierto o mucho poder, ya sea político, económico, social o de cualquier tipo, a fin de conseguir ciertas dádivas o beneficios personales o grupales.

Es común que el ser humano sea aleccionado, tanto física como mentalmente, en el arte del jalabolismo desde su más tierna infancia. A los niños (2) pequeños, se les coloca una serie de objetos colgantes en las cunas, llamados móviles, para que estos desarrollen los músculos que les servirán en el posterior acto de jalar y guindarse durísimo. También se les aplica la técnica pavloviana del reflejo condicionado, por lo que al momento en que ven a la persona que puede satisfacer sus necesidades fisiológicas, principalmente el hambre, el niño llora hasta que alguien sacia cualquiera que sea la necesidad de la que es objeto en ese momento.

Posteriormente, también se le enseña al niño a abrazar y pedir la bendición a cuanto familiar le pasa por al lado, así sea el tío que se ve una vez al año o la abuela que por supuesto siempre huele a cabuyita de morcilla.

Obligándolo a pedir la bendición y a sonreír frente a ellos aunque le hayan quitado el canal de cable de las comiquitas, el niño va desarrollando una coraza que le permitirá mostrar una buena cara cuando tenga al frente a alguien virtualmente poderoso aunque realmente detestable. Esto le garantizará a este individuo la consecución de grandes puestos de trabajo, buenas notas en el colegio, los mejores puestos en los diferentes actos que atenderá durante su vida, así como codearse con personas que de una u otra forma serán influyentes durante su existencia en este mundo. En esta etapa, ningún conocimiento desarrollado por el ser humano es tan útil y pragmático como el jalabolismo, para lograr las metas que se haya establecido en su vida.

Es de esta forma como el/la jalabolista logra tener el/la novio/a que está más buena en el liceo, un empleo fijo a pesar de que la corriente de los no-jalabolistas (3) llevan años contratados sin beneficios laborales, puestos en las esferas más altas del poder (especialmente en los entes públicos) y que les presten el carro que da más prestigio para que lo observen sus congéneres y piensen que tiene un alto status de social, etcétera, etcétera.

El jalabolismo es la práctica más común entre personas de diferentes niveles socio-económicos. Personas que detentan en la actualidad grandes cargos por los cuales son adulados, fueron en su tiempo grandes jaladores de bola lo cual les permitió llegar al cargo que actualmente poseen. Esto nos lleva a nuestra primera gran ley del jalabolismo científico que se relaciona a que no se le puede jalar bolas a cualquiera, sino a las personas de la cual se está seguro que se va a recibir un beneficio determinado: Hay que aprender a jalar bola con futuro. Esto es, adular sólo a las personas que realmente puedan influir en nuestra vida económica, política o social.

La segunda ley del jalabolismo pragmático está basada en el hecho de que es más fácil jalar bolas a personas influyentes, que eventualmente permitirán el beneficio del ocio y de más y mejor tiempo libre, en vez de todo lo contrario, emplear gran parte de nuestro tiempo y esfuerzo físico en conseguir estos mismos objetivos por medio del trabajo, el cual no garantiza realmente que alcancemos nuestras metas. De esta manera enunciamos nuestra segunda ley la cual establece que: Es preferible jalar bola en la sombra, que echar pala bajo el sol.

Para que el jalabolismo sea realmente efectivo, es importante tomar en cuenta que no tiene ninguna importancia que la persona influyente no se dedique a lo mismo a lo que se dedica el jalabolista (4). El jalabolismo debe ser desarrollado en su sentido más amplio posible. Aunque Ud. sea graduado de una carrera científica, debe jalar durísimo hasta a los humanistas que se le cruzan por el camino. Nunca como hasta ese momento será tan útil el sentido multidisciplinario del jalabolismo científico, por lo cual enunciamos la tercera ley: Jálale bolas a cualquier persona con un perfil más o menos alto, no sabes cuándo vas a necesitar de ella.

Es importante tener en mente que, el acto de jalar bolas, nunca debe ser detenido por cuestiones morales o éticas. Muchas personas se cohíben de jalar bolas porque creen que van a caer en un plano en el cual pueden ser considerados menos que insectos. Todo lo contrario, el jalabolismo debe ser visto como una conducta ejemplar que permite alcanzar rápidamente altos niveles de vida. Basados en esta reflexión, enunciamos la ley fundamental de esta disciplina: Jalar bola puede que denigre tu integridad física y moral, pero piensa en todo lo que obtendrás a cambio de tu dignidad.

Asimismo, creemos firmemente que el jalabola no nace, sino que se hace. Usted mismo que lee este tratado sociológico tiene una gran capacidad para jalar y llegar lo más arriba posible por medio del arte de la adulación. Sólo se necesita descubrir el caballo (5) que todos llevamos por dentro y desarrollar las facultades para jalar bolas que proporcionarán, tarde o temprano, grandes beneficios laborales y vitales. Así, enunciamos nuestra última ley que reza: Saca el jalabola que hay en ti. Todos sabemos hacerlo, lo que pasa es que no lo sabemos.

De esta manera, finiquitamos nuestro importante trabajo de corte empírico – científico concluyendo que ni el descubrimiento del fuego, ni la invención de la rueda, ni la escritura, el tornillo o el clavo han sido tan trascendentales para la historia de la humanidad como la invención de la práctica humana de jalar bolas, la cual ha contribuido profundamente al desarrollo de los grupos humanos, una persona a la vez, sin importar la características particulares propias de cada individuo, o lo que es lo mismo, del jalabola, en sociedad.


1) Jalabolismo es un término técnico proveniente de la raíz jalar bolas, jalamecatismo proviene de jalar mecate, ambos términos significan lo mismo, el acto de adular.
2) Queremos aclarar que frente a la fiebre de género que se ha desatado en los últimos tiempos, al decir niño (s) hombre (s) o sus equivalentes nos referimos al género humano. En ningún momento queremos excluir al género femenino del acto de jalar bolas, ya que son bien conocidas las grandes facilidades de este grupo humano para realizar este acto a niveles magistrales.
3) Es decir, aquellos que se niegan rotundamente a la práctica del jalabolismo cotidiano.
4) O sea, del adulador o jala bolas.
5) Este símil se refiere al escultor que luego de trabajar con el martillo y el cincel sobre la piedra talló un lindo caballo. Al preguntársele cómo había logrado tal obra maestra, respondió "el caballo siempre estuvo allí, yo lo que hice fue quitarle los excedentes de piedra que tenía".

Agustín Arzola




Fuente: EL NUEVO COJO

miércoles, 22 de abril de 2015

DEL TAMAÑO DE LAS PERSONAS



Una persona es enorme, cuando habla de frente y vive de acuerdo a lo que dice, cuando trata con cariño y respeto, cuando presta atención, cuando mira a los ojos y sonríe amablemente.

Una persona es pequeña cuando solo piensa en si misma, y hace creer a los otros que piensa en ellos, cuando se comporta de manera poco gentil, cuando no apoya, cuando abandona a alguien en el momento en que tendría que demostrar lo que es mas importante entre dos personas: la amistad, la solidaridad, el compañerismo, el cariño, el respeto, el celo y así mismo el amor.

Una persona es gigante cuando se interesa por tu vida, cuando busca alternativas para crecer y soñar en conjunto.........cuando trata de entenderte aunque no piense igual que tú.

Una persona es grande cuando perdona, cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuando obra no de acuerdo con lo que esperan de ella, sino de acuerdo con lo que espera de si misma.

Una persona es pequeña cuando se deja regir por comportamientos impuestos, cuando quiere quedar bien con todos, cuando maneja a la gente como un titiritero, lamentablemente siempre hay gente que no tiene convicciones y se deja manejar….

Una misma persona puede aparentar grandeza o pequeñez dentro de una relación, puede crecer o disminuir, en un corto espacio de tiempo.

Una decepción puede disminuir el tamaño de un amor que parecía ser ínfimo.
Una ausencia puede aumentar el tamaño de un amor.
Una decepción puede terminar con el respeto por alguien…o muchos…
Una acción correcta puede enaltecer a otros.

Es difícil convivir con esta elasticidad. Las personas siempre se agigantan y se encogen a nuestros ojos, no las medimos en centímetros o metros, las juzgamos de acuerdo con sus acciones y reacciones, según verdades o falsedades, expectativas y frustraciones.

Una persona puede ser una al extender la mano, y otra al recogerla inesperadamente.

El egoísmo unifica a los insignificantes, a los perdedores, a los falsamente llamados diplomáticos.

No es la altura, ni el peso, ni la belleza, ni un titulo o mucho dinero lo que convierte a una persona en grande… Es su honestidad, su decencia, su amabilidad y respeto por los sentimientos e intereses de los demás.

Por su sensibilidad sin tamaño…por su honesta humanidad.








SOLO SE TIENE MIEDO...



NO SE PUEDE SANAR



lunes, 20 de abril de 2015

LA CASA Y EL LADRILLO




a los que
adentro y afuera
viven y se desviven
mueren y se desmueren





La Casa y el Ladrillo


“Me parezco al que llevaba el ladrillo consigo
para mostrar al mundo cómo era su casa.”
Bertolt Brecht

Cuando me confiscaron la palabra
y me quitaron hasta el horizonte
cuando salí silvando despacito
y hasta hice bromas con el funcionario
de emigración o desintegración
y hubo el adiós de siempre con la mano
a la familia firme en la baranda
a los amigos que sobrevivían
y un motor el derecho tosió fuerte
y movió la azafata sus pestañas
como diciendo a vos yo te conozco
yo tenía estudiada una teoría
del exilio mis pozos del exilio
pero el cursillo no sirvió de nada

cómo saber que las ciudades reservaban
una cuota de su amor más austero
para los que llegábamos
con el odio pisándonos la huella
cómo saber que nos harían sitio
entre sus escaseces más henchidas
y sin averiguarnos los fervores
ni mucho menos el grupo sanguíneo
abrirían de par en par sus gozos
y también sus catástrofes
para que nos sintiéramos
igualito que en casa

cómo saber que yo mismo iba a hallar
sábanas limpias desayunos abrazos
en pueyrredón y french
en canning y las heras
y en lince
y en barranco
y en arequipa al tres mil seiscientos
y en el vedado
y dondequiera

siempre hay calles que olvidan sus balazos
sus silencios de pizarra lunar
y eligen festejarnos recibirnos llorarnos
con sus tiernas ventanas que lo comprenden todo
e inesperados pájaros entre flores y hollines
también plazas con pinos discretísimos
que preguntan señor cómo quedaron
sus acacias sus álamos
y los ojos se nos llenan de láminas
en rigor nuestros árboles están sufriendo como
por otra parte sufren los caballos la gente
los gorriones los paraguas las nubes
en un país que ya no tiene simulacros

es increíble pero no estoy solo
a menudo me trenzo con manos o con voces
o encuentro una muchacha para ir lluvia adentro
y alfabetizarme en su áspera hermosura
quién no sabe a esta altura que el dolor
es también un ilustre apellido

con éste o con aquélla nos miramos de lejos
y nos reconocemos por el rictus paterno
o la herida materna en el espejo
el llanto o la risa como nombres de guerra
ya que el llanto o la risa legales y cabales
son apenas blasones coberturas

estamos desarmados como sueño en andrajos
pero los anfitriones nos rearman de apuro
nos quieren como aliados y no como reliquias
aunque a veces nos pidan la derrota en hilachas
para no repetirla

inermes como sueños así vamos
pero los anfitriones nos formulan preguntas
que incluyen su semilla de respuesta
y ponen sus palomas mensajeras y lemas
a nuestra tímida disposición
y claro sudamos los mismos pánicos
temblamos las mismas preocupaciones

a medida que entramos en el miedo
vamos perdiendo nuestra extranjería
ei enemigo es una niebla espesa
es el común denominador o
denominador plenipotenciario

es bueno reanudar el enemigo
de lo contrario puede acontecer
que uno se ablande al verlo tan odioso
el enemigo es siempre el mismo cráte
todavía no hay volcanes apagados

cuando nos escondemos a regar
la maceta con tréboles venéreos
aceitamos bisagras filosóficas
le ponemos candado a los ex domicilios
y juntamos las viudas militancias
y desobedecemos a los meteorólogos
soñamos con axilas y grupas y caricias
despertamos oliendo a naftalina
todos los campanarios nos conmueven
aunque tan solo duren en la tarde plomiza
y estemos abollados de trabajo

el recuerdo del mar cuando no hay mar
nos desventura la insolencia y la sangre
y cuando hay mar de un verde despiadado
la ola rompe en múltiples agüeros

uno de los problemas de esta vida accesoria
es que en cada noticia emigramos
siempre los pies alados livianísirnos
del que espera la señal de largada
y claro a medida que la señal no llega
nos aplacamos y nos convertimos
en herines apiñados y reumáticos

y bien esa maciza ingravidez
alza sus espirales de huelo en el lenguaje
hablamos ele botijas o gurises
y nos traducen pibe riñe guagua
suena ta o taluego
y es como si cantáramos desvergonzadamente
do jamás se pone el sol se pone el sol

y nos aceptan siempre
nos inventan a veces
nos lustran la morriña majadera
con la nostalgia que hubieran tenido
o que tuvieron o que van a tener
pero además nos muestran ayeres y anteayeres
la película entera a fin de que aprendamos
que la tragedia es ave migratoria
que los pueblos irán a contramuerte
y el destino se labra con las uñas

habrá que agradecerlo de por vida
acaso más que el pan y la cama y el techo
y los poros alertas del amo
r habrá que recordar con un exvoto
esa pedagogía solidaria y tangible

por lo pronto se sienten orgullosos
de entender que no vamos a quedarnos
porque claro hay un cielo
que nos gusta tener sobre la crisma
así uno va fundando las patrias interinas
segundas patrias siempre fueron buenas
cuando no nos padecen y no nos compadecen
simplemente nos hacen un lugar junto al fuego
y nos ayudan a mirar las llamas
porque saben que en ellas vemos nombres y bocas

es dulce y prodigiosa esta patria interina
con manos tibias que reciben dando
se aprende todo menos las ausencias
hay certidumbres y caminos rotos
besos rendidos y provisionales
brumas con barcos que parecen barcos
y lunas que reciben nuestra noche
con tangos marineras sones rumbas
y lo importante es que nos acompañan
con su futuro a cuestas y sus huesos

esta patria interina es dulce y honda
tiene la gracia de rememorarnos
de alcanzarnos noticias y dolores
como si recogiera cachorros de añoranza
y los diera a la suerte de los niños

de a poco percibimos los signos del paisaje
y nos vamos midiendo primero con sus nubes
y luego con sus rabias y sus glorias
primero con sus nubes
que unas veces son fibras filamentos
y otras veces tan redondas y plenas
como tetas de madre treinteañera
y luego con sus rabias y sus glorias
que nunca son ambiguas

acostumbrándonos a sus costumbres
llegamos a sentir sus ráfagas de historia
y aunque siempre habrá un nudo inaccesible
un útero de glorias que es propiedad privada
igual nuestra confianza izará sus pendones
y creeremos que un día que también que ojalá

aquí no me segrego
tampoco me segregan
hago de centinela de sus sueños
podemos ir a escote en el error
o nutrirnos de otras melancolías

algunos provenimos del durazno y la uva
otros vienen del mango y el mamey
y sin embargo vamos a encontrarnos
en la indócil naranja universal

el enemigo nos vigila acérrimo
él y sus corruptólogos husmean
nos aprenden milímetro a milímetro
estudian las estelas que deja el corazón
pero no pueden descifrar el rumbo
se les ve la soberbia desde lejos
sus llamas vuelven a lamer el cielo
chamuscando los talones de dios

su averno monopólico ha acabado
con el infierno artesanal de leviatán

es fuerte el enemigo y sin embargo
mientras la bomba eleva sus hipótesis
y todo se asimila al holocausto
una chiva tranquila una chiva de veras
prosigue masticando en el islote

ella solita derrotó al imperio
todos tendríamos que haber volado
a abrazar a esa hermana
ella sí demostró lo indemostrable
y fue excepción y regla todo junto
y gracias a esa chiva de los pueblos
ay nos quedamos sin apocalipsis

cuando sentimos el escalofrío
y los malos olores de la ruina
siempre es bueno saber que en algún meridiano
hay una chiva a lo mejor un puma
un ñandú una jutía una lombriz
un espermatozoide un feto una criatura
un hombre o dos un pueblo
una isla un archipiélago
un continente un mundo
tan firmes y tan dignos de seguir masticando
y destruir al destructor y acaso
desapocalipsarnos para siempre

es germinal y aguda esta patria interina
y nuestro desconsuelo integra su paisaje
pero también lo integra nuestro bálsamo

por supuesto sabemos desenrollar la risa
y madrugar y andar descalzos por la arena
narrar blancos prodigios a los niños
inventar minuciosos borradores de amor
y pasarlos en limpio en la alta noche
juntar pedazos de canciones viejas
decir cuentos de loros y gallegos
y de alemanes y de cocodrilos
y jugar al pingpong y a los actores
bailar el pericón y la milonga
traducir un bolero al alemán
y dos tangos a un vesre casi quechua
claro no somos una pompa fúnebre
usamos el derecho a la alegría

pero cómo ocultarnos los derrumbes
el canto se nos queda en estupor
hasta el amor es de pronto una culpa
nadie se ríe de los basiliscos
he visto a mis hermanos en mis patrias suplentes
postergar su alegría cuando muere la nuestra
y ese sí es un tributo inolvidable

por eso cuando vuelva
y algún día será
a mis tierras mis gentes y mi cielo
ojaló que el ladrillo que a puro riesgo traje
para mostrar al mundo cómo era mi casa
dure como mis duras devociones
a mis patrias suplentes compañeras
viva como un pedazo de mi vida
quede como un ladrillo en otra casa.

Mario Benedetti 
“La casa y el ladrillo”/ junio 1976.





QUIERO MI VIEW MASTER..




FELIZ INICIO DE SEMANA



domingo, 19 de abril de 2015

EL QUE NO VIVE...



FINJAMOS QUE SOY FELIZ



Finjamos que soy feliz...

Finjamos que soy feliz,
triste pensamiento, un rato;
quizá podréis persuadirme,
aunque yo sé lo contrario,

que pues sólo en la aprehensión
dicen que estriban los daños,
si os imagináis dichoso
no seréis tan desdichado.

Sírvame el entendimiento
alguna vez de descanso, 
y no siempre esté el ingenio
con el provecho encontrado.

Todo el mundo es opiniones
de pareceres tan varios,
que lo que el uno que es negro
el otro prueba que es blanco.

A unos sirve de atractivo
lo que otro concibe enfado;
y lo que éste por alivio,
aquél tiene por trabajo.

El que está triste, censura
al alegre de liviano;
y el que esta alegre se burla
de ver al triste penando.

Los dos filósofos griegos
bien esta verdad probaron:
pues lo que en el uno risa,
causaba en el otro llanto.

Célebre su oposición
ha sido por siglos tantos,
sin que cuál acertó, esté 
hasta agora averiguado.

Antes, en sus dos banderas
el mundo todo alistado,
conforme el humor le dicta,
sigue cada cual el bando.

Uno dice que de risa
sólo es digno el mundo vario;
y otro, que sus infortunios
son sólo para llorados.

Para todo se halla prueba
y razón en qué fundarlo;
y no hay razón para nada,
de haber razón para tanto.

Todos son iguales jueces;
y siendo iguales y varios,
no hay quien pueda decidir
cuál es lo más acertado.

Pues, si no hay quien lo sentencie,
¿por qué pensáis, vos, errado,
que os cometió Dios a vos
la decisión de los casos?

O ¿por qué, contra vos mismo,
severamente inhumano,
entre lo amargo y lo dulce,
queréis elegir lo amargo?

Si es mío mi entendimiento,
¿por qué siempre he de encontrarlo
tan torpe para el alivio,
tan agudo para el daño?

El discurso es un acero
que sirve para ambos cabos:
de dar muerte, por la punta,
por el pomo, de resguardo.

Si vos, sabiendo el peligro
queréis por la punta usarlo,
¿qué culpa tiene el acero
del mal uso de la mano?

No es saber, saber hacer
discursos sutiles, vanos;
que el saber consiste sólo
en elegir lo más sano.

Especular las desdichas
y examinar los presagios,
sólo sirve de que el mal
crezca con anticiparlo.

En los trabajos futuros,
la atención, sutilizando,
más formidable que el riesgo
suele fingir el amago.

Qué feliz es la ignorancia
del que, indoctamente sabio,
halla de lo que padece,
en lo que ignora, sagrado!

No siempre suben seguros
vuelos del ingenio osados,
que buscan trono en el fuego
y hallan sepulcro en el llanto.

También es vicio el saber,
que si no se va atajando,
cuando menos se conoce
es más nocivo el estrago;

y si el vuelo no le abaten,
en sutilezas cebado,
por cuidar de lo curioso
olvida lo necesario.

Si culta mano no impide
crecer al árbol copado,
quita la sustancia al fruto
la locura de los ramos.

Si andar a nave ligera
no estorba lastre pesado,
sirve el vuelo de que sea
el precipicio más alto.

En amenidad inútil,
¿qué importa al florido campo,
si no halla fruto el otoño,
que ostente flores el mayo?

¿De qué sirve al ingenio
el producir muchos partos,
si a la multitud se sigue
el malogro de abortarlos?

Y a esta desdicha por fuerza
ha de seguirse el fracaso
de quedar el que produce,
si no muerto, lastimado.

El ingenio es como el fuego,
que, con la materia ingrato,
tanto la consume más
cuando él se ostenta más claro.

Es de su propio Señor
tan rebelado vasallo,
que convierte en sus ofensas
las armas de su resguardo.

Este pésimo ejercicio,
este duro afán pesado,
a los ojos de los hombres
dio Dios para ejercitarlos.

¿Qué loca ambición nos lleva
de nosotros olvidados?
Si es para vivir tan poco,
¿de qué sirve saber tanto?

¡Oh, si como hay de saber,
hubiera algún seminario
o escuela donde a ignorar
se enseñaran los trabajos!

¡Qué felizmente viviera
el que, flojamente cauto,
burlara las amenazas
del influjo de los astros!

Aprendamos a ignorar,
pensamiento, pues hallamos
que cuanto añado al discurso,
tanto le usurpo a los años.

Sor Juana Inés de la Cruz





POR FAVOR..




FELIZ DOMINGO


sábado, 18 de abril de 2015

NO HAY HOMBRE VALIENTE..



 “No hay hombre valiente que nunca haya caminado cien kilómetros. Si quieres saber quién eres, camina hasta que no haya nadie que sepa tu nombre. Viajar nos pone en nuestro sitio, nos enseña más que ningún maestro, es amargo como una medicina, cruel como un espejo. Un largo tramo de camino te enseñará más sobre ti mismo que cien años de silenciosa introspección.”

 Patrick Rothfuss (El Temor de un Hombre Sabio 2011)



LOS MEJORES MOMENTOS..

























“Los mejores momentos de la lectura son aquéllos en los que te encuentras con algo -un pensamiento, una sensación, una manera de entender el mundo- que hasta entonces creías que era íntimamente personal, que sólo era tuyo; y ahora, de repente, lo encuentras expresado por alguien, una persona que nunca has conocido, alguien incluso que murió hace tiempo. Y es como si una mano saliera y tomara la tuya”

Alan Bennett (The History Boys 2006)






CALMA CHICHA



Calma Chicha


Esperando que el viento
doble tus ramas

que el nivel de las aguas
llegue a tu arena

esperando que el cielo
forme tu barro

y que a tus pies la tierra
se mueve sola

pueblo
estás quieto

cómo
no sabes

cómo no sabes
todavía

que eres el viento
la marca

que eres la lluvia
el terremoto.


Mario Benedetti